Perspectivas de Liderazgo Laureate- Linda Brown, CEO, Laureate Australia y Nueva Zelanda (LANZ)

Este mes, Esther Benjamin, Senior Vice President Global Public Affairs y Chief Benefit Officer de Laureate, entrevista a Linda Brown, CEO de Laureate Australia y Nueva Zelanda. Linda ha trabajado en todo el mundo cambiando la forma en que las personas piensan sobre la educación superior. En esta entrevista, comparte con nosotros algunos aspectos destacados de su viaje de liderazgo y su visión para el futuro de Laureate y la educación superior en el mundo.

Esther Benjamin: Nos conocimos en un evento Laureate Leadership Summit en el que se presentó como agitadora. ¿Qué significa ser una agitadora en la educación superior?

Linda Brown: He sido una agitadora en la educación superior durante 22 años, pero no sin un motivo. La educación superior es uno de los paradigmas más antiguos y tradicionales que aún tenemos. En el nivel más básico, son personas inteligentes que enseñan su conocimiento a otras personas, un patrón que existe desde hace millones de años. Sin embargo, hoy el conocimiento y la información están disponibles fácilmente. Nuestro trabajo ahora no es solo ayudar a las personas a adquirir y recopilar conocimiento, sino, lo que es más importante, a aplicarlo. Ser un agitador en la educación superior significa ofrecer alternativas que respondan a los resultados que el mundo necesita y exige.

EB: ¿Qué fue lo que le atrajo a Laureate hace casi cinco años?

LB: Estuve observando a Laureate durante algún tiempo durante su entrada a Australia y Nueva Zelanda. Lo que me atrajo de Laureate fue el coraje que tuvieron para crear la primera universidad nueva en Australia en 20 años. Siendo una persona internacional y habiendo viajado por todo el mundo, asociarme a un modelo global como el de Laureate me entusiasmó mucho.

EB: Torrens fue la primera universidad nueva en Australia en 20 años. Recientemente matriculó a su estudiante número 10,000. ¿Qué ha ofrecido Torrens en Australia que las universidades tradicionales no han ofrecido?

LB: Simplemente nos enfocamos en asegurarnos de que cada estudiante recibiera lo que se le había prometido. Hicimos varias cosas para lograr esto. Primero, nos aseguramos de que nuestros estudiantes fueran a trabajar. En segundo lugar, nos enfocamos en ser flexibles. Ofrecimos educación híbrida antes de que fuera popular. Trabajamos duro para garantizar que nuestros estudiantes en línea recibieran los mismos beneficios de redes, conectividad y soporte. Nos enfocamos en dar a los estudiantes una opción sobre cómo y dónde aprenden. Como ejemplo, nuestros campus están abiertos 24/7 si alguien quiere ser creativo a las 2:00 AM. Tercero, trabajamos para darles a nuestros estudiantes una ventaja. Incluso en Australia, el 29% de los graduados universitarios buscan completar más cursos o certificados profesionales para obtener más habilidades para conseguir un trabajo. Queremos asegurarnos de que nuestros estudiantes adquieran un conjunto de calificaciones que les brinden la ventaja de ser contratados primero y de obtener mejores resultados. Por último, pero no menos importante, el espíritu Here for Good. Queremos que los estudiantes puedan trabajar juntos y desarrollen las habilidades para cambiar el mundo.

EB: ¿Podría compartir algunos ejemplos de cómo LANZ está utilizando la tecnología para mejorar las experiencias y resultados de los estudiantes?

LB: Tenemos la fortuna de contar con la maravillosa Media Design School (MDS) en Nueva Zelanda. Nuestro centro tecnológico en Nueva Zelanda continúa impulsando la innovación en LANZ. Tenemos alianzas con compañías y personas maravillosas que desean cambiar el futuro de la educación y hacer una diferencia en el mundo. Por ejemplo, un grupo de egresados de MDS y otros profesionales se unieron, con nuestra ayuda, para desarrollar una solución de realidad aumentada para que los niños con quimioterapia experimenten una máquina de quimioterapia antes de someterse a un tratamiento. Con esta herramienta, solo el 15% de los niños son medicados antes del tratamiento porque no le temen a la máquina.

Otro ejemplo es el trabajo que MDS ha hecho para abordar la tremenda desigualdad que existe en la población maorí y de las Islas del Pacífico. Junto con otras organizaciones, MDS ha desarrollado una solución gamificada que permite a todos los maoríes e isleños del Pacífico de Nueva Zelanda observar las carreras de una manera diferente y comenzar a considerar carreras creativas. Esto es lo que deberíamos hacer como movimiento.

EB: ¿Cuál es su visión para Here for Good en LANZ?

LB: El ancla de nuestra visión es que LANZ es un Movimiento. Somos una región pequeña, pero tenemos mucho que ofrecer: actitud, tecnología, innovación y globalización. Nuestra mayor ventaja es que tenemos la credibilidad para convertirnos en una voz importante en el mundo en términos de inclusión, participación y liderazgo intelectual. Tenemos en nuestra organización excelentes académicos y personas de negocios increíbles con una fuerte voz y credibilidad que nos permite impulsar el Movimiento Laureate. Nos impulsa no solo el compromiso con nuestros 16,000 estudiantes, sino la creencia de que estamos impactando a millones al cambiar la forma en que se piensa en la educación superior en Australia. Nos trajeron porque somos globales. Somos Laureate y LANZ es el componente global en Laureate.

Espero que continuemos siendo el componente global de Laureate en el futuro. Para mí no se trata solo de tener 50,000 graduados para el 2025, el hecho que LANZ sea una compañía de mil millones de dólares o que tengamos cinco centros de investigación autofinanciados. Para mí, realmente se trata de cómo tomamos esta fuerza y llegamos a más países. El 80% de la humanidad todavía vive con menos de diez dólares por día. El 50% de las mujeres viven con menos de un dólar por día. ¿Cómo tomamos esto y ayudar a que todos tengan la oportunidad de educarse y capacitarse? Laureate busca llevar la educación a nivel mundial y ser el cambio, y LANZ puede ser el impulsor de la innovación para lograrlo.

EB: Usted es una de nuestras principales mujeres líderes en Laureate. ¿Cuál es su consejo para las mujeres de la compañía?

LB: Es sencillo. Necesitamos trabajar fuerte y apoyarnos mutuamente. Necesitamos asegurarnos de que estamos apoyando la inclusión. La visión del Liderazgo Positivo es celebrar nuestras diferencias y singularidad. Debemos aprovechar cada oportunidad para acercarnos y ayudar a cualquiera que no se sienta incluido y crear espacios donde las personas puedan sacar lo mejor de sí mismos y de su viaje en la empresa. Necesitamos cuidarnos unos a otros.

EB: ¿Cuál sería su mensaje final para más de 65,000 empleados de Laureate en todo el mundo?

LB: Aférrense al sueño. Somos una gran organización global que atraviesa por cambios sustanciales y, a veces, no es fácil de entender. Tenemos un liderazgo fuerte, un fuerte propósito y estamos cambiando el mundo. Para vivir el espíritu Here for Good, debemos levantarnos todos los días y hacer lo que hacemos de la mejor manera posible. No muchos trabajos ofrecen la oportunidad de trabajar con tantas personas talentosas en todo el mundo. La red ofrece oportunidades fenomenales para conectarse y relacionarse con colegas de todo el mundo. No esperen a ser invitados. Si quieren compartir una idea o hablar con un colega, háganlo. Una llamada. Un mensaje te texto o un correo. Conectar. Conectar. Conectar. Laureate es una organización rica en investigación, académicos y personas que están enseñando y aprendiendo y comparten sus mismas creencias. Tenemos el privilegio de tener esta oportunidad en Laureate.