Perspectivas de Liderazgo Laureate – Aimee Leishure, Senior Vice President Business Transformation, Laureate Education

Este mes tuvimos el privilegio de hablar con Aimee Leishure, SVP Business Transformation, quien habla sobre su trayectoria de liderazgo de 19 años en Laureate, la visión y los valores que la han mantenido motivada a lo largo de los años, como liderar el cambio y la importancia de tener a los estudiantes en el centro de todo lo que hacemos.

Aimee, usted se unió a Laureate en 1999. ¿Recuerda qué le atrajo originalmente a Laureate?

Transformación, cambio, impacto, crecimiento y oportunidad. Los mismos beneficios profesionales que me atrajeron a Laureate hace 19 años me dan esperanza, optimismo y visión para el futuro de Laureate hoy. Llegué a Laureate en agosto de 1999, unos cuatro meses después de haber adquirido nuestra primera universidad: la Universidad Europea de Madrid en España (UEM). En ese momento, Laureate se centraba en crecer a través de adquisiciones e inversiones en instituciones internacionales y las oportunidades eran infinitas. Si bien la visión de Doug Becker era clara, la misión o la forma en que se iba a lograr todavía se estaba desarrollando y tuve la oportunidad de ser parte de ella desde el principio. Laureate siempre ha tenido un equipo de liderazgo que valora y fomenta el crecimiento individual, las contribuciones, el trabajo en equipo y la colaboración, y esos son los principios que realmente valoro hasta la fecha. A lo largo de este tiempo, he tratado de aprovechar al máximo todas las oportunidades que me brinda Laureate.

¿Qué le ha mantenido motivada y comprometida durante los años?

Durante los últimos 19 años, Laureate inició operaciones en 29 países diferentes y adquirió más de 70 instituciones, impactando aproximadamente a 15 millones de estudiantes y, en ocasiones, obtuvimos ingresos de aproximadamente el 30%. Hemos sido públicos, privados y públicos nuevamente. Hemos crecido de un negocio de $ 80M a un negocio de $ 4B. Conocí a los primeros 200 empleados y ahora tenemos aproximadamente 65,000 empleados. Pude ayudar a construir e impactar positivamente en todo ello. Más importante aún es mencionar el impacto y la motivación que me han brindado los estudiantes que han recorrido los pasillos de nuestras instituciones, quienes, gracias a las opciones educativas que les brindamos, tendrán un impacto positivo en sus comunidades y posiblemente en el mundo. Me han inspirado los estudiantes y sus familias, cuyos sueños son más grandes de lo que puedo imaginar. Si bien me encanta transformar nuestro negocio, la parte favorita de mi trabajo es visitar nuestras universidades, pasear por los campus, interactuar con nuestros estudiantes y ser testigo de las visiones asombrosas y el trabajo de nuestro personal y académicos. A través de la pasión de nuestras comunidades, realmente obtengo un sentido de logro que me mantiene fuertemente motivada.

Usted dirige la Oficina de Transformación de Negocios (BTO por sus siglas en inglés). ¿Cómo describiría la organización BTO y sus principales objetivos?

Somos los campeones de cambio de la organización que ayudan a Laureate a seguir siendo competitivos, respondiendo a la presión del mercado y realizando cambios significativos. La visión de BTO es habilitar efectivamente el viaje de transformación de Laureate desarrollando y liderando la alineación de iniciativas actuales y futuras con la visión estratégica establecida por el liderazgo senior. En BTO implementamos soluciones para garantizar una transformación exitosa a gran escala y en toda la empresa.

En 2014, iniciamos la mayor transformación hasta la fecha en Laureate. Conocida como Excelencia en Proceso (EiP), transformó la organización financiera al integrarse verticalmente, estableciendo un modelo operativo escalable con procesos estándar, sistemas optimizados, controles automatizados y capacidades eficientes de generación de informes. Después de EiP, BTO ha liderado otras importantes iniciativas de transformación para estandarizar nuestras funciones de soporte y remodelar nuestra estructura organizacional. Hasta la fecha, hemos generado más de $ 200 millones en ahorros totales para Laureate, hemos establecido Centros de Servicios Compartidos que brindan soporte a 46 instituciones en todo el mundo y hemos implementado PeopleSoft a más de 20,000 usuarios en todo el mundo.

Usted ha desempeñado un papel clave en la gestión de grandes iniciativas de transformación para Laureate. ¿Cuáles son las consideraciones más importantes al liderar el cambio y la innovación?

A través de estos procesos de cambio a gran escala, hemos aprendido que hay pilares clave para liderar el cambio y la innovación para lograr una transformación exitosa. En primer lugar, fomentar la colaboración, la comunicación, el compromiso en todos los niveles de la organización y aprovechar el poder de la red Laureate. También desafiando el status quo, preguntándonos, ¿por qué ahora?, y atreviéndonos a entrar en un territorio desconocido. Por último, pero no menos importante, enfocándonos en nuestro cliente final: nuestros estudiantes; siempre debemos entender cómo la transformación beneficia en última instancia a las vidas de nuestros estudiantes.

La iniciativa de Inscripción a Graduación (E2G por sus siglas en inglés) es una prioridad estratégica para Laureate. ¿Cuáles son los elementos clave de esta iniciativa? ¿Cuáles son los beneficios clave que esperamos lograr?

E2G es un movimiento de transformación con un nuevo modelo operativo centrado en el estudiante que ofrece una experiencia estudiantil inigualable y fluida, facilitada por una plataforma innovadora. Bajo el modelo E2G, las instituciones brindan a nuestros estudiantes una poderosa experiencia digital que les permite navegar por el recorrido del estudiante con facilidad, como inscribirse en clases, acceder a los registros estudiantiles, administrar las finanzas de los estudiantes y recibir ayuda del servicio estudiantil las 24 horas, los 7 días de la semana. En esencia, E2G aprovecha lo último en tecnología digital con los más altos estándares en servicio estudiantil, brindando a nuestras instituciones la ventaja competitiva para diferenciarse en su mercado.

Su viaje de liderazgo es un ejemplo inspirador para muchas mujeres líderes en Laureate. ¿Cuál sería su consejo para la próxima generación de mujeres líderes en Laureate?

Animaría a las mujeres jóvenes a reconocer sus puntos fuertes al principio de sus carreras y, lo más importante, reconocer y aceptar sus diferencias como líderes femeninas. Como profesionales jóvenes, las mujeres a veces sienten que deben ajustarse a un estereotipo específico para avanzar en sus carreras, y muchas veces evitan correr riesgos y desafiar las circunstancias que les rodean. Quiero que la próxima generación de líderes mujeres rompa paradigmas y crezca valiente y orgullosa de quiénes son como mujeres y las transformaciones que pueden hacer. Además, quiero que busquen un sistema de apoyo, líderes y mentores que respalden su éxito y crecimiento, y que sean fieles y confiables. Es necesario rodearse de buenas personas que nos desafíen para alcanzar el siguiente nivel, a tomar riesgos, que nos desafíen a levantarnos cuando tropezamos y celebren nuestros éxitos.

Cuando te enfrentas al cambio y los desafíos como líder en Laureate, ¿qué te anima a continuar y superar estas barreras?

En primer lugar, creer en nuestra misión. Muchas cosas me mantienen fuerte después de casi 20 años en Laureate, pero nuestros increíbles estudiantes, académicos y colaboradores, desde nuestra sede corporativa hasta nuestros campus, son la razón para superar cualquier desafío y obstáculo, especialmente en tiempos de cambio. Son el corazón palpitante de Laureate y, como líderes, les debemos nuestros mayores esfuerzos para proporcionar continuamente el mejor lugar para estudiar y trabajar.

¿Cuál sería su mensaje final a nuestra audiencia de más de 65,000 miembros Laureate de todo el mundo que leen esta entrevista?

Me gustaría invitar a todos a abrazar la transformación, no solo a nivel profesional, sino también en sus vidas personales. El cambio y la transformación pueden ser intimidantes, después de todo, nos exige salir de nuestra zona de confort, pero solo entonces podremos descubrir nuestro potencial completo.