Nadando Hacía una Vida Mejor y Más Sana

Combinando su pasión por nadar y ayudar a los demás a superar las limitaciones producidas por la discapacidad física, Yanira Estrada Ramírez creó HAPHY (Health Aquatic Physiotherapy), una clínica de rehabilitación que ofrece servicios que combinan técnicas acuáticas a bajo costo, incluyendo un programa para pacientes marginados económica y socialmente.  

Para Yanira Estrada Ramírez, la natación siempre ha sido una forma de vida. De hecho, comenzó a nadar en la Ciudad de México cuando era niña desde antes que pudiera caminar. En 2007, Yanira empezó a trabajar en una piscina local y comenzó a apreciar y comprender los beneficios curativos de la terapia acuática en personas con discapacidades físicas y otras afecciones crónicas. Se apasionó tanto por la idea de combinar la natación con la medicina para ayudar a los demás, que se matriculó en la universidad para estudiar terapia física. En unos años se graduó del programa de Terapia Física en UNITEC México. 

Continuó desarrollando sus habilidades y viendo los resultados en sus pacientes, y decidió fundar HAPHY by Aquasense, que surgió a partir de un proyecto llamado Aquasense que desarrolló en la universidad con el apoyo de la Incubadora de Empresas de UNITEC. Reconociendo el éxito y potencial de Haphy by aquasense, Yanira ha logrado sumar a socios capitalistas y operativos, haciendo que el mismo cobre vida. HAPHY by Aquasense es un innovador centro de tratamiento que ofrece a los pacientes una nueva esperanza de recuperación. Para reunir a su personal, Yanira contactó a especialistas médicos altamente calificados y, a través de un sistema de voluntariado, los contrató para ofrecer servicios gratuitos de diagnóstico y tratamiento de forma regular. Los voluntarios suelen pasar ocho horas al día, dos días a la semana, atendiendo pacientes.

El enfoque terapéutico integral de HAPHY tiene como objetivo mejorar la salud de sus pacientes, la mayoría niños y ancianos, sin medicamentos. Su misión es mejorar la calidad de vida de las personas que sufren discapacidades crónicas mediante tratamientos preventivos, correctivos y apoyo continuo. Gracias al arduo trabajo y dedicación de Yanira, y al apoyo de asociaciones con universidades locales, compañías de seguros, fisioterapeutas y clubes deportivos, el proyecto Aquasense ha servido a más de 500 pacientes desde su lanzamiento en 2015. A lo largo de los años, ha incorporado a más de 15 voluntarios especialistas en rehabilitación.

“Lo más importante para nosotros es la salud, la salud para las personas que trabajan aquí y la salud para los pacientes que vienen aquí”, dijo Yanira. “Me encanta la satisfacción de ir a dormir por la noche, sabiendo que hoy fue un gran día porque ayudé a otra persona a tener una mejor calidad de vida”.