Celebrando el Día Mundial de la Salud: honrando a una generación de profesionales de la salud

Por Eilif Serck-Hanssen,
7 de abril de 2020

En las últimas semanas, muchos de nosotros hemos reflexionado mucho sobre lo que significa ser primer respondiente, en la línea de la batalla contra la pandemia de COVID-19. Nuestras enfermeras, médicos y otros profesionales de la salud son los héroes que necesitamos en este momento y su trabajo nunca ha sido más importante.

De igual manera, no olvido el hecho de que cada uno de estos héroes fue formado por docentes apasionados y comprometidos, quienes eligieron una profesión en el área médica con la intención de ayudar cuando y donde más se necesita.

En este Día Mundial de la Salud, celebramos a todos los profesionales de la salud, así como a aquellos que les han compartido su experiencia y ayudado a desarrollar sus habilidades técnicas y su brújula moral, con un sentido permanente de propósito y esperanza.

Ciencias de la Salud ha sido siempre una de las áreas de estudio más grandes y reconocidas en la red Laureate. Tenemos algunos de los mejores programas de ciencias de la salud en cada país, desde enfermería hasta odontología, desde medicina hasta terapia física. Sin embargo, lo que más me enorgullece no es la amplia gama de programas que ofrecemos, sino las clínicas que hemos establecido en casi todos los países donde tenemos instituciones. Hoy en día operamos más de 50 clínicas. Nuestras instalaciones gratuitas y de bajo costo brindan dos elementos igualmente importantes: acceso a la atención médica profesional en las comunidades que más lo necesitan, y un entorno de aprendizaje riguroso, complejo y auténtico para nuestros estudiantes.

Estas clínicas han brindado servicios a cientos de miles de personas en las comunidades y, en muchos casos, estuvieron a la vanguardia de recientes emergencias de salud pública. Un excelente ejemplo de esto es la Clínica Comunitaria FG en UNIFG, en Recife, Brasil, una de las primeras organizaciones en responder al brote de Zika en 2015. Puede conocer más sobre este inspirador proyecto aquí, dirigido por las docentes Fátima Casa Nova y Alessandra Bahia.

Al ser una compañía multinacional cotizada en la bolsa de valores, debemos recopilar y analizar innumerables métricas de despeño. Sin embargo, el mejor reflejo de nuestro éxito es cuando un egresado de una de nuestras instituciones crea un impacto positivo en su comunidad.

A fines del año pasado, tuve la oportunidad de conocer a Bárbara Marinho, una estudiante de medicina de la UnP en Natal, Brasil. Bárbara fue seleccionada como Estudiante Embajadora de Laureate y nos representó, junto con otros cinco estudiantes, en el B Corp Champions Retreat en California en septiembre. Barbara regresó a los Estados Unidos en diciembre y pasó dos meses completando una beca en la Unidad de Preparación para Emergencias y Ayuda para Desastres de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Aquí, Barbara estuvo entre las primeras personas en enterarse del COVID-19, ante la crisis que se desarrollaba en Wuhan, China.

Uno de nuestros Estudiantes Embajadores, recientemente egresado de nuestra fantástica facultad de medicina de UNITEC en Honduras, es Cristian Alejandro Álvarez que trabaja actualmente en el Hospital General San Francisco en Juticalpa, Honduras, atendiendo pacientes con COVID-19. Cristian es un joven médico brillante, apasionado por mejorar la salud pública en Honduras y América Central.

Los estudiantes egresados de nuestra Escuela de Enfermería en la UNAB en Chile también están trabajando en la primera línea de apoyo a pacientes diagnosticados con COVID-19. Jelitsa Rojas Jacob actualmente trabaja turnos de 24 horas en atención de emergencia para adultos en el Hospital Carlos Van Buren en Valparaíso, Chile, donde llegó un año después de graduarse. La pandemia llevó al hospital a crear una Unidad Respiratoria Aguda (URA), donde Jelitsa es parte del equipo altamente especializado que atiende a pacientes con problemas respiratorios graves. Juan José Pacheco egresó de la UNAB en 2019 y actualmente trabaja en el Hospital Universitari Sagrat Cor en Barcelona, donde continúa desempeñando un papel importante en el cuidado de los pacientes en el punto más alto de la pandemia en España.

Más allá del impacto individual de los estudiantes, nuestra red ha respondido de muchas maneras diferentes durante este período. Un número cada vez mayor de nuestras instalaciones se están utilizando para tratar pacientes, se están realizando pruebas COVID-19 en la UNAB, los investigadores de la UPC han recibido una subvención para identificar rápidamente las opciones de tratamiento, y se han publicado más de 100 artículos en los medios nacionales e internacionales que presentan a nuestros docentes como expertos en su campo.

Hoy, en el Día Mundial de la Salud, honramos a estos excelentes estudiantes y egresados, y a sus miles de compañeros que trabajan en este esencial campo. También rendimos homenaje a los docentes y demás líderes académicos que han inspirado y permitido a una generación de profesionales de la salud, transformar y salvar vidas.

Esta pandemia nos está poniendo a prueba y nos está cambiando de maneras que aún no comprendemos. Durante este período de incertidumbre, nos reconforta saber que el poder transformador de la educación perdurará y la necesidad de acceso a una educación superior de calidad seguirá aumentando.